Archivo de la etiqueta: Estonia

Nueve jurisdicciones “offshore” poco conocidas

El experto Streber nos habla de algunas jurisdicciones “offshore” que resultan poco conocidas para el público general. Todos oímos hablar a diario de Suiza, Liechtenstein, Singapur, Panamá, Monaco y las islas del Canal o del Caribe, pero algunas de estas también nos pueden resultar de interés:

Samoa
Niue
Nauru
Labuan
Estonia
Uruguay
Comoros
Bahrein
Maldivas

1. Samoa

Samoa es un grupo independiente de islas en el Océano Pacífico Sur, a medio camino entre Hawai y Nueva Zelanda. Samoa se clasificó por primera vez como una jurisdicción extraterritorial al publicar la Ley de Sociedades Internacionales de 1987.

La legislación está redactada de forma tal que es especialmente útil para la protección de activos derivada de la Sección 228 (“Sin confiscación”), particularmente 228 (B), de la Ley de Sociedades Internacionales, que establece cómo se pueden distribuir los activos de la compañía en el caso de un evento especificado. Este evento puede ser cualquier cosa, incluso una orden de un tribunal extranjero o una confiscación.

2. Niue

Niue es un pequeño estado autónomo en asociación libre con Nueva Zelanda. Una isla quizás más famosa por su dominio de nivel superior de Internet ‘.nu’, Niue es otra perla en el Pacífico Sur. Su legislación offshore fue creada en 1994, el mismo año que en las Seychelles.

La Ley de Sociedades Comerciales Internacionales de 1994 (IBC), es muy similar a otras jurisdicciones. El único acuerdo fiscal de la jurisdicción es un tratado de intercambio de información (TIEA) con Nueva Zelanda. Nueva Zelandia actúa en nombre de Niue en asuntos exteriores y en defensa nacional.


3. Nauru

Aquí, cuidado. No sólo nos arriesgamos a cortarnos los pies en las afiladas rocas que rodean la isla. Nauru fue hace algún tiempo el hogar de leyes bancarias extraterritoriales extremadamente laxas, que a principios de la década de 2000 obligó a poner en la lista negra a todos los bancos del país. Se debió a un esfuerzo deliberado del gobierno para impulsar la economía, que de otro modo depende exclusivamente de los recursos naturales.

Debido a la política exterior bastante compleja del país, no ha firmado un solo acuerdo fiscal (TIEA o DTA). La historia del país dificultará la apertura de cuentas bancarias, pero nada es imposible. Nauru ha mejorado significativamente en los últimos años.

4. Labuan

Una provincia autónoma de Malasia cercana a Borneo, Labuan, es el hogar de una de las pocas jurisdicciones restantes con legislación específica sobre compañías holding. Mientras que el régimen de la sociedad holding de Luxemburgo de 1929 finalizó en 2011, la legislación de empresas offshore no comerciales de Labuan sigue siendo sólida.

Labuan es excelente para empresas de cartera, especialmente si hay DTA (acuerdos de doble imposición) que pueda utilizar. Pero hay que tener en cuenta en cuenta que algunos de los tratados fiscales de Malasia excluyen explícitamente a Labuan.


5. Estonia

El más avanzado de todos los estados ex soviéticos, Estonia es liberal y progresista en muchos aspectos. Es interesante como jurisdicción extraterritorial debido a su impuesto único de sociedades. Mientras que otras jurisdicciones gravan a una empresa sobre sus ganancias o incluso su volumen de negocios, Estonia solo aplica impuestos sobre la distribución de las ganancias. Esto lo convierte en una jurisdicción estelar de la compañía controladora. Es un país de la UE con registros públicos de los detalles de la empresa, lo que hace que abrir cuentas bancarias sea muy fácil.


6. Uruguay

Uruguay ofrece una combinación única de fiscalidad  territorial de baja imposición, por la cual las ganancias de fuera de Uruguay están exentas de impuestos, y una alta reputación. Los nombres de los accionistas y directores no figuran en los registros públicos, pero las finanzas de una empresa sí lo están. Esto coloca a Uruguay en un nicho único, en el que las empresas pueden ser anónimas, pero sus finanzas pueden ser inspeccionadas por cualquier persona. Esto hace que abrir una cuenta bancaria sea mucho más fácil en muchos casos, al mismo tiempo que se preserva su privacidad.

El secreto bancario es bastante fuerte en Uruguay.


7. Comoros

Si Nauru sonaba sombrío, bienvenido a una nación insular que autoriza casinos y bancos sin ningún control real. La isla de Anjouan se dedicaba a vender licencias bancarias a cualquiera que pudiera demostrar que tenía unos miles de dólares en reservas de capital. Estos bancos se marcharon cuando Comoros, junto con la Unión Africana, la invadieron y se apoderaron de la isla de Anjouan, que hoy disfruta de un estado mayoritariamente pacífico como provincia autónoma en las Comoros.

Con una empresa internacional de negocios offshore, no residente, creada en las Comoras, no hay impuestos, cero controles, acuerdos de cero impuestos y poderes limitados por parte de las autoridades: Comoros lo tiene todo.


8. Bahrein

Un reino insular semi-totalitario frente a la costa de Arabia Saudita, Bahrein es una de las naciones más ricas del mundo (en renta per cápita) y combina la baja tributación con el estricto secreto bancario.

No hay impuestos corporativos, impuestos sobre la renta, impuestos a las ganancias de capital, controles cambiarios ni limitaciones a la repatriación de fondos, nada. Mientras no hagas nada para ofender al gobierno, estarás bien.


9. Maldivas

Se extiende entre el Mar Arábigo y el Océano Índico, la pobre nación de las Maldivas ocupa uno de los archipiélagos más bellos del planeta, un paraíso de infinitos atolones de  coral, codiciados por el turismo internacional. Depende en gran medida de ese turismo. No hay impuestos corporativos y, por escrito, solo se ha escrito un único tratado fiscal (con la India). El tratado tardó cinco años en entrar en vigor y no cumple con los estándares de la OCDE.

El secreto bancario es estricto, pero las opciones bancarias son limitadas. Si bien el país no tiene impuestos corporativos, hay discusiones sobre la imposición de uno. No está claro en este momento si esta tributación también se aplicaría a las empresas no residentes.

Y faltarían aún algunas más, entre las que destacan Seychelles, Mauricio y algunos emiratos árabes más. Pero esto queda ya para otra ocasión. Feliz semana y feliz 2018!

 

 

Anuncios

Estonia sigue por el buen camino

Este año la pequeña república báltica de Estonia celebra  el tercer aniversario de la creación de la e-residencia. Ya hablamos del tema en una entrada allá por octubre de 2014.

El balance es espectacular: más de 27.000 nuevos e-residentes de 143 países diferentes han creado hasta 4272 empresas en estos tres años.

El proceso no ha estado exento de sustos. Algún ciberataque ha obligado a renovar los e-certificados de todos los e-residentes. Con Rusia tan cerca y una cierta parte de la población pro-Rusia tampoco se puede estar seguro del todo. Algún día Estonia podría ser una segunda Crimea, aunque ello es bien poco probable porque la OTAN mantiene bases militares en el país.

A lo largo de estos tres años la gama de servicios ofrecidos a los e-residentes no ha parado de crecer, ya era fácil crear una empresa sin desplazarse al país por medio de las agencias de incorporación que tramitaban todo el proceso a distancia. Pero desde hace poco ya todas las transacciones y la apertura de cuentas bancarias puede hacerse desde el lugar más remoto gracias a la tarjeta de e-residente, a su chip y  al lector de datos USB que acompaña la tarjeta. Abrir una cuenta, llevar la contabilidad, facturar, cobrar y pagar los impuestos, que por cierto no son exagerados. Todo tan sencillo!

Sorprende la agilidad del pequeño país nórdico, mientras otros más meridionales se pierden en complejas reformas legales para avanzar a velocidad de tortuga en facilitar la vida a emprendedores y autónomos.

Lo que menos importa es quién eres y de donde  vienes. Cuando en la vida real se constata que es posible operar así, es cuando se aprecia de verdad la losa que supone el hallarse atado a la voluntad del gobierno de un Estado.

El director del programa, Kaspar Korjus, expresa a las mil maravillas las limitaciones que imponen a sus ciudadanos las naciones-estado actuales (en inglés):

“This is where we are now — a very small period in human history in which the world’s population has been restrained by geographic boundaries. A nation is assigned to us at birth and then it usually stays with us for life. This random allocation of the world’s population determines our life opportunities more than almost any other single factor”

Esa es la realidad actual. Y eso es lo que programas como la e-residencia buscan cambiar. Ofrecer libertad de oportunidades sin que importe la nacionalidad, ni a qué estado pertenece nuestro pasaporte. Libertad para elegir dónde pago mis impuestos y qué servicios recibo a cambio. Libertad para poder negarse a seguir pagando burócratas, subvenciones a fondo perdido que compran votos o engordando estómagos agradecidos del sistema.

La comunidad de nómadas digitales crece y se interrelaciona. Otros países se plantean imitar a Estonia, que para siempre guardará el honor de haber sido el primero. El próximo paso, que ya se está analizando muy seriamente, es la creación de una criptomoneda propia, el “Estcoin”, y que sería ampliamente aceptada por la comunidad de e-residentes y, claro está, por el propio estado.

Todo apunta, y esto es un gran motivo de gozo para los PT’s,  a que la residencia virtual contribuirá a socavar la esclavitud del ciudadano actual hacia su estado y hacia el gobierno de turno. Sólo cuando el estado omnipotente se vea amenazado será capaz de plantearse el retorno a su condición original: la de servir al ciudadano en lugar de ordeñarlo.

Felicidades a todos los e-residentes, entre los que me incluyo, y a todos los que sin duda llegarán .

Estonia abre sus fronteras digitales

estonia

Estonia abrió sus fronteras digitales semana pasada. El país del este de Europa invitó a quien sea, de cualquier lugar, aabrir una cuenta bancaria o iniciar un negocio. A finales del año, cualquier persona con una conexión a Internet será capaz de vivir su vida financiera en Estonia, todo sin estar presente físicamente.

Dicha e-residencia, como se le conoce, es un paso hacia un mundo donde la identidad online de una persona importa tanto como su identidad fuera de internet; donde la ubicación de los datos es más importante que los propios datos.

Este es el comienzo de la erosión de la hegemonía del Estado nación clásico,” dice John Clippinger, investigador de la identidad digital en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Se va a quedar cercenada desde los márgenes.”

Recibir la e-residencia en Estonia requerirá desplazarse allá para tener una verificación de identidad, mediante la toma de huellas dactilares y datos biométricos faciales por la policía de fronteras. Pero Kotka dice que están trabajando para permitir que las personas se inscriban en las embajadas de Estonia.