Archivo de la etiqueta: bancos

Cuentas bancarias en Dubai

Les llaman las madres de todas las cuentas bancarias.  Dubai es un destino mundial para los que buscan la privacidad en sus asuntos bancarios. A un coste asequible para cualquiera que desee preservar sus ahorros, existe una solución simple, sin peros, rápida y profesional a la vez. Banca por Internet con talonario de cheques y tarjeta de débito incluidos.

Es posible crear una sociedad en Dubai y abrir una cuenta a su nombre en cualquier banco clasificado AAA en Dubai como, por ejemplo, el prestigioso Standard Chartered Bank o el Abu Dhabi Commercial Bank. Dubai ofrece una oportunidad casi única en el mundo offshore de hoy. Porque reúne una serie de ventajas las cuales, una vez combinadas entre sí, proporcionan a los clientes una de las mejores y más seguras soluciones offshore que jamás hayan existido.

Dubai es, como es sabido, uno de los estados más liberales del Golfo, que ha acertado en invertir las ganancias procedentes del petróleo en la creación de una economía diversificada y equilibrada. Actualmente, el PIB está dominado por los servicios financieros, el turismo, el comercio y las manufacturas, de modo que el petróleo ya sólo interviene en un 3%.

Posee un sector bancario maduro, apto para dar un adecuado servicio a los ricos locales, expatriados y a la clientela offshore en general. Dubai ofrece privacidad bancaria, igual o mejor que la de Suiza, y el estilo de vida de Mónaco. No es ningún secreto que Dubai está en el punto de mira de los ultra-ricos y famosos de hoy en día.

En cuanto a fiscalidad, no hay impuestos bajos, en realidad no hay impuestos de ningún tipo en actividades onshore o offshore. Por eso Dubai no es un paraíso fiscal de impuestos reducidos, ES UN PAIS SIN IMPUESTOS!!. Vamos a verlo en detalle:

  • No existe Hacienda ni impuestos de ningún tipo.
  • No hay obligación de presentar declaraciones ni estados contables
  • No hay registro público de Directores o Accionistas
  • Sistema bancario muy flexible adaptado a las exigencias de los megarricos y los inversores globales
  • Legislación fuerte que protege la confidencialidad de los inversores

De modo que, combinándolo todo, Dubai ofrece una solución de ventanilla única para los negocios offshore del siglo 21.

Para obtener la máxima privacidad, es posible formar una sociedad mediante un poder otorgado a un agente local, Si esta sociedad toma la forma de una filial en la zona de libre comercio, el promotor puede tener derecho a un visado de residente, o disponer de él directamente si realiza la adquisición de una vivienda.

Sin embargo, no es una operación barata. Y para la simple privacidad pueden existir soluciones más simples y económicas. En Perpetuo Turista siempre recomendamos analizar caso por caso para optimizar el consejo.

Además, privacidad no es sinónimo de anonimato, puesto que las políticas de conocer al cliente (KYC, por sus siglas en inglés) aplican también en Dubai. Nuestra recomendación es proceder siempre dentro de la legalidad, pero conociendo todas las opciones que se hallan a nuestro alcance, también en el mundo offshore.

Dos grandes razones para no guardar tu dinero en el banco

Ya es bastante malo depositar el dinero en una cuenta bancaria y ganar esencialmente cero interés en él, o en algunos países, ser premiado incluso con una tasa de interés negativa.

Pero es  todavía peor saber que, una vez depositado,  tu dinero ya no te pertenece. Sin saberlo, hemos entregado la propiedad al banco a cambio de una deuda. Nos hemos convertido en acreedores no garantizados de un pagaré.

Y lo peor de todo es el “bail-in”, con el que todos nos familiarizamos en 2.013 durante el colapso bancario en Chipre. Algunos depositantes no asegurados recibieron la mitad de su dinero de vuelta, y en un banco, los clientes no recibieron ni un céntimo por encima de la cantidad “asegurada”.

En 2014, los líderes del Grupo de los Veinte (G-20) – que representan a las 20 economías más grandes del mundo – declararon solemnemente  que el modelo de Chipre sería de aplicación global a partir de ese momento. Lo hicieron a través de una soporífera declaración titulada: “Adecuación de la capacidad de absorción de pérdidas y de recapitalización de los bancos de importancia sistémica mundial“.

Los depósitos en los bancos que son “demasiado grandes para caer” servirán para recapitalizar con prontitud sus deudas no aseguradas. ¿Y adivinas qué? La mayor parte de la deuda sin garantía serán tus depósitos bancarios. Los bancos insolventes se recapitalizarán  a sí mismos mediante la conversión de tus depósitos en acciones del banco sin valor. Y ello para evitar los impopulares rescates ocuridos  durante la última crisis financiera, que fueron financiados por los contribuyentes.

Ah, y  no sólo esto … el G-20 ha declarado también que los contratos de derivados financieros – los productos tóxicos que Warren Buffett denomina “armas financieras de destrucción masiva” – son deudas aseguradas. Debido a que tus depósitos bancarios son la única deuda no garantizada del banco, adivina quién obtiene tu dinero si las apuestas que haga el banco van por camino equivocado. Respuesta: Tú desde luego no, eres el último acreedor.

Si las apuestas del banco salen bien,él  gana. Si le salen mal, tú pierdes tu dinero en el banco.

Está también prácticamente garantizado que en la próxima crisis financiera, habrá una gran cantidad de quiebras bancarias. Y esto a pesar del hecho de que la corriente principal de los medios de comunicación financiera nos asegura que los bancos centrales han impuesto requisitos de capital más elevados, pruebas de esfuerzo, etc., sobre los bancos para asegurar que cuando los “grandes” colapsen, tus depósitos estarán seguros.

No hay que creer ni una palabra de lo que dicen. La cantidad de capital que los bancos mantienen en comparación con el dinero en depósito es alarmantemente desigual. En los EE.UU., los cinco bancos más grandes tienen un ratio de capital como porcentaje de los activos de sólo el 6%, a pesar de que es el doble de lo que era en 2008. En efecto, si cada depositante en un banco exige su dinero al mismo tiempo – el clásico “pánico bancario”– los bancos más grandes de Estados Unidos podrían devolver sólo seis centavos de dólar antes quedarse sin dinero. Y puesto que la mayoría de los bancos no mantienen una gran cantidad de dinero en efectivo, incluso podría ser menos.

Claro, siempre está el Fondo de Garantía de Depósitos (o el FDIC en EEUU), pero…. ¿todavía nos creemos que ante un pánico bancario masivo el Estado dispondrá de efectivo para proteger los primeros 100.000 € de los depósitos de particulares?

Vale la pena recordar que, históricamente, los bancos estaban mucho mejor capitalizados. Por ejemplo, en 1842, los bancos de Estados Unidos tuvieron un índice de capital promedio de 60%, diez veces mayor que la de los bancos más importantes en la actualidad. Esa era una época en la que la competencia bancaria se basaba en la seguridad porque no existía la garantía de depósitos.

 

Tipos negativos y guerra al efectivo: peligro !!!

La proliferación de medidas contra el uso de efectivo está empezando a ser preocupante en muchos países occidentales. Además de las limitaciones, cada vez de menor cuantía, a los pagos en efectivo, por ejemplo en España de 2.500 € o en Francia de 2.000 €, llegan ahora los pagos a través del móvil y las tarjetas contacless. Cuando estos nuevos sistemas se hallen ampliamente popularizados, prácticamente podrá dejar de usarse el efectivo, lo cual será una perfecta excusa para que los bancos empiecen a retirar cajeros automáticos de costoso mantenimiento y mucha servitud de reposición.

Poco a poco, quizás imperceptiblemente, se irá haciendo más costoso obtener efectivo de nuestra cuenta bancaria. Los bancos darán facilidades a los medios de pago electrónicos y dificultarán la obtención de efectivo, y hasta es posible que se generalicen las  comisiones altas  por retirada del mismo.

De modo que sin darnos cuenta estaremos completamente a merced de los bancos, que podrán hacer lo que deseen con nuestro dinero. Más o menos como ahora, pero peor.  Es probable que nos puedan cobrar comisión por todo, sea cual sea el medio de pago que usemos.

Pero a toda esta corriente evolutiva se une otro acontecimiento que pone en peligro, y mucho, la salud de nuestros activos monetarios en los bancos. Se trata de los tipos de interés negativos. Los tipos negativos consisten, como ya es sabido por casi todo el mundo, en que el banco cobra por guardar nuestro dinero y no sólo no paga intereses sino que descuenta un pequeño porcentaje al año del mismo, en concepto de interés…..negativo.

Cuando países como Suecia, Alemania o Suiza han adoptado tipos de interés negativos, es para empezar a preocuparse. Significa lisa y llanamente que pagas por prestarle dinero a alguien. Y ese alguien puede ser el Estado. Los tipos negativos son la panacea para los Gobiernos dilapidadores: cuanto más malgasten, más se endeudan. Y encima más intereses cobran. Es un sinsentido financiero que no puede acabar bien.

La inmensa mayoría de personas cobran una nómina y las empresas sólo pagan mediante ingreso en cuenta. Con lo que todos estamos obligados a mantener una cuenta bancaria. No se puede estar fuera del sistema. Pero debemos tomar serias precauciones ante esta nefasta conjunción de fenómenos que son los tipos negativos y la guerra al efectivo.

Si nuestro dinero no produce intereses, será mejor que no esté en el banco, y volver al colchón de la abuela. Y si no nos fiamos de los papelitos de colores que Draghi imprime cuando quiere, pues habrá que pensar en monedas de plata y oro, regresando al siglo XVI. Pero que nadie se llame a engaño. Están atacando al ciudadano de a pie donde más duele: apropiándose de su dinero (vía comisiones o intereses negativos) o directamente haciendo que éste pierda valor. O ambas cosas. Peligro !!!

 

 

 

 

 

 

 

 

Depósitos bancarios con intereses negativos

futuro-depositos

Los banqueros centrales tienen hoy en día una visión tan delirante del mundo que ya pueden compararse con Don Quijote. Hace apenas tres meses, Mario Draghi (presidente del Banco Central Europeo) se embarcó en su propia locura quijotesca llevando los tipos de interés a terreno negativo.

Draghi se convenció de que estaba salvando a Europa del desastre. Y, al igual que con Don Quijote, todo el mundo ha tenido que pagar el precio de sus delirios.

El 1 de noviembre, por primera vez, un banco europeo ha repercutido estas tasas de interés negativas a sus clientes minoristas. Así que, si usted mantiene un saldo de más de 500.000 euros en el Deutsche Skatbank de Alemania, ahora tiene el privilegio de pagar 0,25% por año… al banco.

Ya hemos visto esto a nivel institucional: los bancos comerciales en Europa están pagando el interés negativo del BCE con ciertos equilibrios. Y los grandes inversores están pagando a los gobiernos europeos interés negativo en ciertos bonos.

Ahora lo que estamos viendo es este efecto más sangrante en la banca minorista. Está empezando con altos patrimonios (el hombre promedio no tiene medio millón de euros por ahí en un banco). Pero la tendencia aquí es bastante clara: la represión financiera está a punto de llegar a su propio banco.

Casi parece un episodio de ciencia-ficción… o un universo de otra dimensión. Ese es el ambiente de inversión en el que nos hallamos ahora. En pocas palabras: si usted es responsable con su dinero y ahorra para el futuro, será penalizado. Si usted se gasta sus ahorros y se endeuda, será recompensado.
Si nos hacemos la pregunta “cui bono”, la respuesta es bastante obvia: los gobiernos fuertemente endeudados se benefician sustancialmente de los tipos cero (o negativos).

Caso aparte: el gobierno británico acaba de anunciar que iban a pagar parte de su deuda que acumularon hace nueve décadas. En 1927, entonces Ministro de Hacienda Winston Churchill emitió una serie de bonos para consolidar y refinanciar parte de la deuda que Gran Bretaña había acumulado desde la Primera Guerra Mundial y antes.

Esta deuda está aún pendiente a día de hoy. Y el gobierno británico está empezando a pagarla por un valor aproximado de $ 350 millones. Piense en 350 millones de IT- $ era un montón de dinero en 1927. Gracias a décadas de inflación, en los balances de los gobiernos hoy es prácticamente un error de redondeo.

Esa es la razón por la que están todos tan desesperado por crear inflación … y por qué no se detendrán ante nada para hacer que suceda. Lo que es aún más extraordinario es la forma en que están tratando de convencer a todo el mundo sobre por qué es necesaria la inflación… y por qué los tipos negativos son una buena cosa.

El propio sitio web del BCE, dice que con los tipos de interés negativos se “beneficiará a los ahorradores al final porque apoyan el crecimiento y por lo tanto crean un clima en el que los tipos de interés pueden regresar gradualmente a niveles más altos.”

No creo que pueda hacerse una declaración más intelectualmente deshonesta, ya que está diciendo esencialmente a la gente que el camino hacia la prosperidad está amparada en la deuda y el consumo, en lugar de en el ahorro y la producción.

Estas personas o bien no tienen idea de cómo las economías crecen y prosperan, o son directamente mentirosos, o están delirando absolutamente. Apuesto por esta última. De cualquier manera, este asalto a los molinos de viento no ha hecho más que empezar. Como el mismo Don Quijote dijo: “Todavía no has visto nada.”

Esta es una traducción de un artículo de Simon Black (Sovereign Man)