Archivo de la categoría: Filosofía PT

Aqui puedes encontrar los principios generales de este modo de pensar y actuar, muy vinculado a la escuela filosófica del objetivismo, también llamada de la soberanía individual.

MALAYSIA, MY SECOND HOME???

El programa de inmigración puesto en marcha por el gobierno de Malasia, conocido por sus siglas MM2H (Malaysia My Second Home) se ha hecho famoso por las supuestas ventajas que aporta a los que se acogen al mismo.

Se trata de un visado a largo plazo que permite a los extranjeros residir en Malasia todo el tiempo que quieran. Lo creó el Gobierno de Malasia en el año 2000 como un modo de atraer a los extranjeros para residir durante largos periodos de tiempo o jubilarse en el país. Para la gente joven, es un visado a largo plazo. Pueden trabajar desde casa o tener su propio negocio en otro país y gestionarlo desde Malasia. Para las personas mayores, es un visado de jubilación.

Cuando se creó el visado MM2H, se comparó con otros programas similares de otros países. El MM2H corrigió las deficiencias y quejas de los otros programas para convertirse en el programa ideal. Algunas de estas quejas eran:

  • El visado de jubilación solamente es válido durante uno o dos años (10 años en el MM2H)
  • Abierto solamente a personas de más de 50 o 55 años (la edad mínima en el MM2H es de 21 años)
  • La renovación del visado es complicada, ya que depende de la oficina local de inmigración, que puede interpretar las solicitudes de diferentes maneras. (la aplicación y renovación de MM2H está centralizada en una sola oficina)
  • Las condiciones y los requisitos cambian continuamente, lo que disuade a los solicitantes (el MM2H te permite renovar con los mismos requisitos que cuando se formalizó la solicitud original (hasta 10 años antes).
  • Los extranjeros tienen que permanecer en el país durante un cierto número de día para que el visado sea válido. (con MM2H no hay un “mínimo de días de permanencia” y se puede entrar y salir de Malasia todas las veces que se desee)..
  • Los extranjeros tienen que comprar/alquilar una vivienda o contratar a una criada. (MM2H no obliga a nadie a comprar o alquilar una vivienda ni a contratar a una criada).
  • Los extranjeros tienen que comparecer ante el Departamento de Inmigración y la Policía cada varios meses. (MM2H no solicita una dirección ni obliga a nadie a comparecer ante personal del gobierno. Puedes desaparecer en el país, solamente debes acatar la ley y las sencillas normas del MM2H)

Desde el punto de vista fiscal, la opción resulta interesante porque en Malasia no hay impuesto de sucesiones y la residencia fiscal permite prácticamente quedar excluido del impuesto sobre la renta. Los extranjeros pueden comprar propiedades y ponerlas a su nombre (con mínimas restricciones) y Malasia es el único país de Asia que permite a los extranjeros comprar tierra a su nombre sin necesidad de tener un socio/empresa o un cónyuge del país. La compra de un coche también está exenta de impuestos.

El visado MM2H no permite trabajar en Malasia para una empresa del país y cobrar en Ringgit. Pero sí se puede trabajar para empresas de fuera de Malasia con el visado MM2H.

Los requisitos son algo exigentes: se distingue entre mayores o menores de 50 años y se pide un depósito de hasta 500.000 Ringgit (105.000 €) así como unos ingresos mensuales de como mínimo 10.000 Ringgit (2.100 €)

En una visita reciente a Kuala Lumpur he podido constar un poco la realidad de la vida diaria en el país. Indagando la opinión de los locales he podido comprobar que en realidad parece que existen bastantes “peros” a convertir Malasia en nuestro segundo hogar.

Una de las razones son las molestias burocráticas, siendo una de las más preocupantes la poca diligencia de los ministros y altos funcionarios gubernamentales de Malasia. Los malasios tienen la impresión general de que no poseen el gobierno que merecen.

Se han producido numerosos casos de corrupción en las agencias autorizadas para gestionar la obtención de los visados, se han perdido depósitos y se ha cobrado más de la cuenta en gestión: hasta 15.000 US$ (52.500 Ringgit) cuando la tarifa máxima establecida por el gobierno es de 2.500 US$ (8.750 Ringgit).

Y al parecer los beneficios no son atractivos, por lo que muchos han decidido ir a Singapur o Tailandia.

Hasta la fecha, el mayor número de interesados han sido de China y Bangladesh, con un pequeño número de japoneses y surcoreanos. Recientemente, se ha visto una oleada de iraníes – ciertamente no los europeos, como era esperado.

El objetivo del programa era atraer a la gente “rica” para pasar sus años crepusculares en Malasia trayendo dinero y así ayudando a la economía. La realidad queda por el momento bastante lejos de eso.

La principal razón por la que se decide no acogerse al programa es la corrupción desenfrenada en todas las esferas de la sociedad malasia, la ruptura de la ley y el orden, el racismo, la falta de libertad de expresión, el pésimo servicio y la actitud de los funcionarios tras de los mostradores de información.  Estas son sólo algunas de las frustraciones que se experimentan y ven de primera mano en visitas frecuentes a Malasia.

No tiene nada que ver con el exceso de manifestaciones callejeras, como dicen los políticos. Tailandia tiene un programa similar y al parecer más exitoso. Tailandia tiene más  manifestaciones en sus calles y los extranjeros siguen acercándose a Phuket, Pattaya, Chiang Mai y Bangkok para un segundo hogar, especialmente los alemanes y los europeos del norte.

Esto es así es porque los tailandeses son un pueblo muy acogedor y hospitalario y Tailandia es más segura pues sus leyes también protegen a los extranjeros. A diferencia de Malasia, donde se cuenta que la policía religiosa incluso detuvo a una pareja de ancianos casados por supuesto delito de khalwat (proximidad excesiva en público). Una pena para otro pueblo en general muy acogedor, como es el malasio.

Si Malasia continua con sus “travesuras” religiosas no encontrará a nadie dispuesto a quedarse ahí, excepto los indonesios, los bangladesíes, los paquistaníes y algunos pícaros de África. El turismo de este país se va por el desagüe debido al chovinismo del gobierno. Además, Malasia ya no es un lugar tan seguro para los turistas, dado que también hay robos y vandalismo.

En Tailandia, la libertad de expresión es algo saludable. De hecho, puede ser una atracción “turística”. Tailandia ha experimentado más de 10 golpes de Estado y manifestaciones innumerables a través de los años y, sin embargo, su número de turistas sigue siendo alto. Basta con comparar su aeropuerto principal con el de Kuala Lumpur.

Anuncios

Una lectura de verano

El verano ya terminó, como decía la canción…..Y me queda en el recuerdo la lectura estival de este año. No ha sido un libro nuevo, sino un clásico que ya tuve ocasión de leer por primera vez en los 80. Un libro de historia, de historia moderna, y de historia de España. Se trata de “La España Imperial” de J. H. Elliott. Leído con los ojos de un historiador o de alguien aficionado a la historia, es un libro gratificante y me atrevería a decir que escrupulosamente objetivo, es sin duda una obra capital para comprender el período que va desde los Reyes Católicas, Isabel I de Castilla y Fernando V de Aragón, hasta la Guerra de Sucesión tras la muerte sin descendencia de Carlos II, el último de los Austrias.

La obra narra el advenimiento del imperio español con Carlos I y los avatares por lo que pasó dicho imperio hasta hundirse en la decadencia a finales del siglo  XVII. Algunos dirán que esta decadencia se instaló permanentemente hasta tiempos modernos, pues el siglo XIX no es precisamente un período de paz y prosperidad para España.

Mi primera lectura de la obra fue efectivamente en clave histórica, y disfruté mucho el rigor aportado y las documentadas precisiones. también a nivel sociológico, que el autor hace de la vida en España en esos siglos. Sin embargo, mi segunda lectura ha sido descaradamente parcial, en clave totalmente sociológica y política, y también económica. Y la impresión cuando se finaliza el periplo por los siglos XV a XVII no puede ser más desolador: el cúmulo de errores cometidos y las nulas aportaciones de sucesivos gobiernos y gobernantes al bienestar ciudadano es espeluznante, y deprimente.

Efectivamente,  el libro repasa cómo Carlos I vivió obsesionado con mantener un imperio de tal magnitud territorial que consumió todos los recursos llegados de América y la propia riqueza de una Castilla que acabaría exhausta por la presión fiscal. Guerras y más guerras, gastos y más gastos, y ninguna acción para promover el bienestar de la población o simplemente allanar el camino para el progreso económico.

Siempre guiados por ideas abstractas como la unidad del imperio, la pervivencia del mundo cristiano o la conquista de nuevas tierras, las empresas reales nunca contemplan el quehacer diario de los colectivos que generan riqueza, justo para ser expoliada por la legión de sicarios al servicio de cada rey, de cada gobierno.

Con la sucesión llega Felipe II, que ha pasado a la historia como un gran rey, pero que vivió entre bancarrotas y anhelos imposibles, como el de la armada invencible,  en una deriva donde su obsesión religiosa cegaba su razón. Felipe III y Felipe IV (ah! qué magistral interpretación la de Gabino Diego en “El rey pasmado”) con sus validos marcan el epíteto final del imperio. Da auténtico pavor, según se avanza en la lectura de la obra de Elliott, observar como uno a uno, ningún rey es capaz de redirigir la sociedad hacia la prosperidad, y como una vez y otra, se dilapida la riqueza de todo un país.

A pesar de la mala fama que arrastra Felipe V por las fechorías perpetradas en el levante español y en particular en Valencia y Cataluña, podría afirmarse que su reinado y el de Carlos III son los únicos en los que realmente se avanza algo en la modernización del Estado.

Sin embargo, acumulamos la experiencia de más de 500 años en los que los gobiernos no han servido prácticamente para nada. ¿Y aún dudamos? El momento actual, en el que España camina hacia unas terceras elecciones y el panorama político es patético, nos sitúa en perspectiva hacia esa historia de España que se rinde a la evidencia: El Estado no sirve y el gobierno es el peor gestor de recursos conocido, cuando no directamente corrupto.

Hay que tomar postura, el conformismo nos lleva a lo que nos lleva, hoy y ahora. Yo, hace ya un tiempo que decidí izar la bandera: la del perpetuo turista. Como Benjamin Franklin: “Donde mora la libertad, allí está mi patria” (Where liberty dwells, there is my country)

La asombrosa historia del principado de Sealand

Puede que alguno de los lectores de este blog ya haya oído hablar de la curiosa historia de este principado en medio del mar. Son de todos conocidos los micro-estados europeos de San Marino, Liechtenstein, Ciudad del Vaticano o Mónaco, y hace un tiempo descubrimos Liberland, el proyecto de un nuevo estado en las orillas del Danubio.

Pero la historia que hoy desvelamos es la de un principado que se auto-declaró independiente del Reino Unido y aunque no fue reconocido por otros estados ha proseguido su existencia con bandera y moneda propios. Estamos hablando del principado de Sealand, que no tiene nada que ver con la conocida empresa de contenedores.

http://www.sealandgov.org/

Sealand es uno de los micro-estados más pequeños de la tierra, puesto que ocupa una plataforma marina en el mar del Norte a unas 7,5 millas de la costa de Gran Bretaña, frente a Felixstowe y Harwich.  Cuando se declaró independiente del Reino Unido en 1967, el límite territorial alcanzaba 3 millas marinas, por lo que Sealand quedaba en mar abierto. Más tarde, cuando el límite se extendió a 12 millas, Reino  Unido siguió sin reconocer al micro-estado pero no hizo nada por anexionarse la plataforma, con lo que el principado continuó su existencia hasta hoy.

La plataforma marina, inicialmente conocida como Fort Roughs, era una instalación militar de defensa que formaba parte de un rosario de islas artificiales denominadas los fuertes Maunsell, erigidas en la Segunda Guerra Mundial como parte de un plan de defensa ante una invasión de los nazis. Fue colocada en su emplazamiento en 1942. Tuvo efectivos militares hasta 1956 en que el resto de las islas artificiales fueron arrastradas de nuevo hacia tierra. Pero no así Fort Roughs que quedo abandonado en aguas internacionales siendo declarado legalmente res derelicta et terra nullius.

sealand 2

En 1967,  el mayor Roy Bates, retirado, tomó posesión de la plataforma para instalar una emisora de radio pirata “Radio Essex”, desde donde podía transmitir informaciones fuera del control gubernamental. A continuación, hallándose en esa época fuera de las aguas territoriales, utilizando el concepto jurídico del “Jus Gentium” declaró la independencia y fundó el principado de Sealand, nombrándose a sí mismo el príncipe Roy y a su esposa la princesa Joan. Tras un altercado con la marina británica, un juez dictaminó que Sealand estaba más allá del límite de las aguas territoriales del Reino Unido, por lo que escapaba a la autoridad de Londres y desde entonces, el principado ha actuado con total independencia.

La bandera del principado consta de franjas diagonales en rojo y negro y un escudo de armas que reza la frase “E mare libertas”: Desde el mar, la libertad.

sealand flag

Cuando las aguas territoriales se extendieron 9 millas más, incluyendo a Sealand en su interior, el gobierno de Londres no se interesó por enfrentarse al principado aunque no lo ha reconocido hasta la fecha.

Sealand acuña su propia moneda, el dólar de Sealand, cuyo valor está equiparado al del dólar norteamericano. Aunque los que se venden por internet en su propia tienda online resultan más caros.

El príncipe actual es Michael Bates, de 63 años, hijo de Roy Bates, que murió a los 91 años, en 2012. A pesar de su escasa extensión, 550 m2, Sealand dispone de su atleta oficial, su equipo nacional de fútbol y equipo de Pitch & Putt.

El acceso normal es naturalmente por bote, que debe ser izado a la plataforma mediante una grúa. Aunque también dispone de helipuerto.

1168255233_g_0

Quizá el principal negocio de Sealand sea la venta de títulos nobiliarios y documentos de identificación. Es posible ser conde o condesa  por 242€ y obtener un carnet de identidad por 40 €, en su tienda online.  Pero el último destino de Sealand es el de “paraíso digital” ,  desde que una empresa vio la oportunidad de utilizar este autoproclamado micropaís para ubicar hospedaje web fuera de todo control y convertir Sealand en el primer paraíso digital del mundo.

En 1987 hubo un intento de golpe de estado por parte de disidentes internos, pero fueron capturados sin más novedad.

Durante el año 2000 saltó a la opinión pública una turbia operación en la que hubo ventas de pasaportes falsos de Sealand y se especuló con la compra de armamento militar a la Unión Soviética por parte de supuestos representantes de Sealand en España, que incluso tenían “embajada” en una de las zonas más caras de Madrid. El entramado desmantelado en Madrid incluso había mantenido estrechas relaciones con la Fundación Goya, entidad de la que fue patrono Sabino Fernández Campo, ex jefe de la Casa Real, y que tuvo como presidenta de honor a Eugenia Martínez de Irujo, hija de la duquesa de Alba. Fernández Campo abandonó su vinculación con la fundación en cuanto trascendió que estaban entablando relaciones con un principado falso situado en una plataforma oxidada construida durante la Segunda Guerra Mundial. Pasaportes falsos de Sealand también estuvieron implicados en el asesinato de Gianni Versace.

El verano de 2006 sufrió un aparatoso incendio que provocó daños en el generador eléctrico pero que no afectó para nada al “paraíso digital” que alberga en su interior.

A lo largo de 2007 se barajó la posibilidad de “traspaso”, no de venta, ya que un “principado” no puede venderse, al mejor postor. Lo cual se hizo a través de una inmobiliaria española, habituada a la compraventa de islas privadas, solicitando 750 millones de dólares, la cual no tuvo contrapartida. La inmobiliaria malagueña cerraría sus puertas un año después.

Sealand, a pesar de no estar reconocida oficialmente, es un ejemplo que se toma en numerosos estudios legales sobre derecho internacional y legislación informática.

mapa sealand

 

Malas noticias para la democracia

Persisten los comentarios sobre el inmenso error que ha supuesto el “Brexit” para los británicos y las consecuencias que puede acarrear para toda Europa, precipitando un “principio del fin” en la Unión Europea. Los medios de comunicación, que ya deberían empezar a llamarse en serio “medios de manipulación” no escasean adjetivos para lamentar lo triste que es no querer formar parte de una gran comunidad y beneficiarse de las ventajss de estar cobijados bajo el gran manto protector de la libre circulación de personas y capitales, así como de regirse por los sabios dictados de unas élites, los burócratas europeos, que sin haber sido elegidos por el pueblo deciden el futuro de millones de abotargados ciudadanos de la UE.

Por otro lado, la posible convocatoria de un nuevo referéndum de independencia en Escocia también es tratado en la prensa como una desgracia, que acabará con el desmembramiento del Reino Unido…como si esto fuera grave! Es la evolución, estupidos!

Hombre, ya está bien. Todo individuo (insisto in-di-vi-duo) dotado de razón sabe que puede desenvolverse en distintos entornos con el recurso de su inteligencia y sus capacidades. Somos humanos y se nos supone inteligentes.

La UE tendrá sus ventajas pero su realidad dista mucho de lo que se supuso que sería. Y va a peor, se encamina hacia otra gran crisis sistémica. Entonces ¿es malo que un pueblo (una mayoría) haya decidido que puede y quiere andar en otra dirección? ¿Que el corto plazo le va a exigir sacrificios? Pues como todo en la vida!. Pero labrarán su propio porvenir, con plena responsabilidad, como se espera de cada ser humano. ¿O es que, implícitamente, nos están diciendo, los medios y la UE, que es mejor que otros decidan por nosotros? ¿No será que ese es el mensaje que quieren transmitirnos? Que siempre es mejor quedarnos como estamos y delegar a otros nuestras decisiones. ¿No será ese el mensaje de fondo?

Las elecciones en España también sugieren una reflexión al respecto. Un país que contiene una energía y unas capacidades inagotables vota mayoritariamente quedarse como está, sin resolver sus problemas de fondo. Sin tomar en absoluto una posición política, el voto ha estado muy influido por el miedo. Es un grito en demanda de seguridad. Y no debemos olvidar la frase de Franklin: “Aquél que cambia libertad por seguridad, muy a menudo no merece ni la libertad ni la seguridad”.

Si la mayoría de la población está sometida y secuestrada en su opinión o es víctima del miedo, o cambia su libertad por seguridad, la democracia no funcionará. Maquiavelo ya describió esta situación en que las masas se dejan llevar por el engaño de las promesas de un futuro lleno de seguridad y bienestar ficticio.

Y a estas alturas os preguntaréis qué tiene todo esto que ver con los PT’s. Pues a la vista está que debemos aferrarnos más que nunca a nuestro espíritu crítico y a nuestro concepto de la libertad individual. Es muy fácil caer en la llamada de las masas, dejarse vencer por el sentimiento gregario. Pero no. El nuestro es un camino personal e intransferible, individual, responsable, donde ponemos nuestra capacidad de transformar la realidad al servicio de un mundo mejor. No delegamos ni derechos ni deberes. Ser PT está empezando a ser cuestión de vida o muerte.

La obra completa del Dr. W. G. Hill, gurú del estilo PT

Tal como hemos indicado en anteriores posts, existen numerosas fuentes documentales en la red sobre las publicaciones del Dr. Hill. Y es posible adquirirlos en diversas páginas web, normalmente en edición electrónica. Sin embargo es preciso advertir a quién se aventure a investigar por su cuenta que la mayor parte de ediciones corresponden a originales que como mucho datan de 1996, últimos años de Scope International Ltd. Debido a esta antigüedad, la mayor parte de contenidos sensibles, relativos a la banca o a ciudadanía de diferentes estados, no son fiables, y no deben ser tomados por vigentes sin asesoramiento previo. Por lo tanto, recomendamos desconfiar de aquellas páginas web que anuncien ediciones recientes o actualizadas de la obra de Hill, simplemente no es verdad.

Desgraciadamente, éstas abundan porque Internet es un buen lugar para estafadores y “vendedores de cepillos”. Aún peor, existen páginas web, todas ellas en inglés, que ofrecen servicios a los interesados en poner en práctica el estilo PT, y aunque puede ser cierto que sus productos o servicios sean reales, en lo referente a publicaciones siguen empeñados en vender libros del Dr hill en el siglo XXI cuando esos textos no son más que un ejemplar de coleccionista.

Hasta donde el autor de este blog ha podido investigar, Perpetuoturista.wordpress.com es el único blog-web en castellano que difunde la cultura PT, y desde luego aquí tenemos muy claro que hay que actualizar, y en numerosas ocasiones matizar, los escritos del Dr. Hill.

Para empezar, y para que quede constancia de ello, aqui va una relación de los libros originales escritos por el autor:

Think like a tycoon
The Perpetual Traveller
PT2: The practice, freedom and privacy tactics.
The passport report
The Tax Free Car Report
The Andorra and Gibraltar report
The Sark Report: how to acquire a tax haven domicile
Le Livre du Corps Diplomatique
The Campione Report
The Monaco Report
The Lloyd’s Report
Banking in silence
The Computer privacy report
The Big Black book of Sex Havens: Best brothels, Redlight districts and Sex Clubs of the World

Límites y defectos del concepto PT

El paso del tiempo y los numerosos cambios acaecidos en la legislación, y de manera muy importante los que afectan a la transparencia fiscal internacional, hacen que algunos de los preceptos desarrollados en la obra del Dr. Hill hayan quedado desfasados u obsoletos. O bien sean verdaderamente difíciles de llevar a la práctica y rocen el límite de la ilegalidad.

La lectura del libro PT en la actualidad se asemeja más a la de una novela que a la de un manual. Sin embargo subyace siempre la idea fascinante de romper las ataduras a nuestro modo sedentario de vida y vivir una existencia más “open minded”, más internacional y más orientada a aprender y disfrutar lo bueno de cada rincón del mundo. Ni que decir tiene que un viajero errante siempre será más difícil de controlar por cualquier poder que alguien con una vida rutinaria fijado a un trabajo de 8 a 18 h. con un vivienda de propiedad y muchos préstamos que devolver.

Otra cuestión muy debatida es el umbral de riqueza necesario para alcanzar un status PT sin restricciones. El estilo de vida PT parece más adecuado a quien ya tiene un buen patrimonio de varios millones a salvo y vive de sus rentas, que para aquél que esta iniciando el camino a una supuesta futura independencia financiera. Pero en realidad eso depende exclusivamente del presupuesto que cada uno precise para establecerse en cualquier rincón del mundo. Es posible y viable para muchos ciudadanos corrientes renunciar a su segunda vivienda, establecerse en un lugar del extranjero donde la vida sea económica, o porqué no en cualquier hermoso pueblo de España, y garantizarse una renta no superior a 1.000,00 € al mes que le permitirá vivir sin trabajar una existencia discreta, sencilla y que le hará dueño de su propio tiempo.

La teoría PT no es un manual que se pueda seguir ciegamente. Y ello tanto porque exige una adaptación a la circunstancia personal de cada uno, y sobretodo al momento presente en que nos encontramos, que es nuestra situación de partida, como porque la legislación internacional cambia constantemente y puede complicar o incluso impedir algunos de nuestros planteamientos. En este sentido, conviene distinguir con mucho discernimiento la teoría de la práctica, la idea transgresora y desafiante de la metodología táctica para emprender un nuevo proyecto de vida.

Además, conviene resaltar con mucho énfasis que tanto el libro PT original como el resto de obras del Dr. Hill proponen acciones, probablemente asumibles en los años 80, pero que en la actualidad se hallan seriamente restringidas. El caso más ejemplar se centra en los así denominados “pasaportes de camuflaje”, que suelen ser pasaportes obsoletos de naciones que en su día existieron bajo un nombre y hoy han mudado el mismo. Casos conocidos son los de Ceylán (hoy Sri Lanka), La Guayana Holandesa (hoy Surinam), Honduras Británicas (hoy Belize), o incluso la URSS. Estos pasaportes se usaban para ocultar la verdadera identidad del individuo si éste pertenecía a países objetivo de ataques terroristas, siendo el caso más claro el de EEUU. Pero en la actualidad, lo más probable sería que se produjese el efecto contrario, y que el poseedor de uno de esos pasaportes fuese él mismo considerado un Potencial Terrorista.

Cabe preguntarse si el concepto PT efectivamente funciona. A juzgar por los numerosos testimonios disponibles en la red, puede responderse que sí. Aunque es difícil encontrar ejemplos de aplicación absoluta del concepto. Y es normal, porque se trata de reglas hechas para gente a quien no les gustan las reglas. La mayoría interpretan el concepto a su manera y toman lo que pueden o lo que quieren de la teoría. Pero lo que es importante retener es que llevar una vida PT no es complicado, ni tampoco caro.

Una aproximación sensata al concepto PT requiere actuar gradualmente, quizá documentándose primero, luego abriendo una cuenta en un banco “offshore”, interesándose por propiedades en el extranjero o por estancias en lugares distintos al habitual, diversificando e internacionalizando los negocios….Si a continuación se interesa por los programas de segunda residencia disponibles y acaba obteniendo un segundo pasaporte, antes de lo que usted pueda creer se habrá convertido en un PT.

PT: de los fundamentos a la práctica

El Dr. Hill, y sus sucesores siempre se han esforzado en señalar que la teoría de las seis banderas no es un conjunto hermético de reglas. Es más bien un intento de poner un poco de estructura al estilo de vida PT para que la gente pueda entender lo que realmente significa el arbitraje internacional, hoy rebautizado como Geoarbitraje, por Neill Strauss (1) . Casi nadie vive realmente el estilo de vida tipo “seis banderas”, pero mucha gente elige vivir parte de ella. Vivir es un arte, no una ciencia, y cada individuo interpreta las ideas PT en su propio camino.

Nada ofrece más seguridad que la invisibilidad. Darwin observó que las formas de vida más eficaces evolucionaron para armonizarse con su entorno“. W. G. Hill

Lo cierto es que nadie con sentido común debería reunir todos sus activos bajo una sola bandera. ¿Por qué? Porque ningún país ni ningún gobierno han sobrevivido más de unas pocas generaciones sin aniquilarse totalmente él mismo y a sus propias clases medias y superiores. Incluso en ese “último bastión del capitalismo,” los EE.UU., la gente acaudalada se ha visto obligada a huir hasta tres veces el país. En 1780, un tercio de la población (toda la clase media y dominante), se vio obligada a trasladarse a Canadá. En 1870 pasó otra vez, todos los grandes terratenientes (que apoyaban a la Confederación en la Guerra Civil) se vieron obligados a emigrar a México, Europa o América del Sur. En el período posterior a 1917 las prohibiciones, impuestos confiscatorios, el servicio militar obligatorio, la proliferación de voraces abogados a comisión, los jueces socialistas y sofocantes regulaciones del gobierno obligaron una vez más a los estadounidenses (y europeos) ricos a buscar nuevas banderas. Cinco millones de los más ricos y más productivos americanos viven en el extranjero. Ochenta y cinco por ciento de toda la riqueza privada líquida ya está registrada de forma anónima ‘offshore’.

Entonces: ¿Puede permitirse tener una sola bandera? Pues muy probablemente no, si el valor neto de sus activos es mayor de 250.000 USD.

Un PT, en cambio, es alguien que está preparado a fondo para cualquier eventualidad o situación. Un PT es un “previo contribuyente”(2) y un “pensador de privacidad”(3) , un viajero permanente o un perpetuo turista (4) que sólo reside temporalmente o de paso. PT es también una forma de defensa: “protección contra la tiranía” (5) .

Bajo el pretexto de velar por el ciudadano (para su “propia seguridad”) los gobiernos han invadido todas las esferas de nuestras vidas, reteniendo gran parte de nuestros ingresos en impuestos, no por ello dejando de ser tratados como sospechosos de fraude, e invadiendo nuestra privacidad en aras de una mayor protección. PT es una forma de afirmar su libertad para escapar de la creciente represión y la injerencia de los grandes gobiernos en todas partes. Al igual que las empresas han aprendido a internacionalizarse y a diversificarse, el concepto PT muestra a la gente creativa cómo salir de debajo del pulgar del Gran Hermano. El PT no pide ni espera ayuda o protección del gobierno de ninguna manera. De la misma manera, se niega a contribuir a superfluos estados del bienestar ficticios. Pero no se trata de una lucha militante. Los PT simplemente se oponen en silencio. Esperan que nadie se de cuenta de que han pasado de largo!

La teoría del PT se basa en que la mayor parte de estados tratan mejor a los turistas que a sus propios ciudadanos.

Los PT tienen rasgos comunes con los ciudadanos del mundo , quienes no se consideran pertenecientes a ningún estado. Muchos PT’s abrazan ideales libertarios que abogan por la soberanía individual, y se consideran liberales. Todo lo que necesitan es no ser considerados residentes legales en los lugares donde realmente pasan su tiempo, y para ello, nunca permanecen lo suficiente en el lugar para que, legalmente, pudieran ser clasificados como residentes y por ello gravados fiscalmente. Muchos países consideran turista a todo aquel que no permanece más de 180 días en su territorio. La belleza de la idea PT es su simplicidad: dondequiera que esté, siempre parecerá que es de otro lugar.

Mientras tanto sus activos se hallarán protegidos en otra jurisdicción “offshore”, pudiendo llegar a vivir totalmente exento de impuestos legalmente. Los automóviles, las casas o propiedades pueden ser propiedad de compañías o simplemente alquiladas. Siempre a fin de que nuestra identidad aparezca lo menos posible en las bases de datos del “Gran Hermano”.

La privacidad se consigue gracias a que el PT trata con diferentes gobiernos sus diferentes asuntos dificultando así el cruce de datos, pero también porque procura estar en los menos bancos de datos posibles. Así, procura el uso de sistemas de pago que no dejen rastro, como las tarjetas de débito ATM anónimas, los sistemas de e-mail encriptados o navegadores de Internet protegidos.

(1) Ver Strauss, Neill: Emergency. 432pag (inglés). ITBooks, marzo 2009
(2)Prior Taxpayer, en inglés.
(3)Privacy Thinker, en inglés.
(4)Esta es la denominación original: Perpetual Traveller o Perpetual Tourist en inglés.
(5) “Protection against Tiranny”, en inglés.