Los suecos se rebelan contra la sociedad sin dinero en efectivo

Banking_Nordicbank

Maddy Savage, a través del blog The Freeboter, del entrañable y pionero Coronel James Whitehead informa de que Suecia está ganando la carrera para llegar a ser el primer país del mundo sin efectivo, pero está aumentado la preocupación porque ello empieza a causar dificultades en la vida normal a los colectivos de tercera edad así como a otros grupos vulnerables.

Ninguno de los bancos que rodea la impecable plaza Odenplan de Estocolmo manejan ya dinero en efectivo.

En el local de la cadena de cafeterías más grande del país, solo se puede pagar el café y el bollo de canela de cada mañana con tarjeta o con el teléfono móvil. Ya no hay posibilidad de usar monedas o billetes si quieres subirte a uno de los brillantes autobuses azules que pasan zumbando.

Sin embargo, para los suecos ya no es raro que en este barrio del centro de la ciudad, no se pueda usar efectivo en los últimos años. La gran mayoría de los bancos de la nación han dejado de permitir a los clientes retirar o ingresar efectivo.

Muchas tiendas y restaurantes suecos ahora solo aceptan tarjetas o sistemas de pago  a través del móvil. Solo un cuarto de las personas que viven en Suecia dicen que usan efectivo por lo menos una vez a la semana mientras que un “boom” de pagos por móvil, con tarjeta y online ha hecho que la proporción de transacciones en efectivo en el sector minorista caiga de alrededor del 40% en 2010 al 15% hoy, según el banco central.

Sin embargo, mientras que la prisa de Suecia por adoptar pagos digitales ha recibido mucha publicidad global, y con frecuencia se señala como un ejemplo de la innovación de la nación nórdica, existe una creciente preocupación sobre el ritmo del cambio.

Algunos se preocupan por los desafíos que plantea para los grupos vulnerables, especialmente los ancianos. “Mientras exista el derecho a usar efectivo en Suecia, creemos que las personas deberían tener la opción de usarlo y poder poner dinero en el banco”, dice Ola Nilsson, portavoz de la Organización Nacional Sueca de Pensionistas, que está presionando al gobierno en nombre de sus 350,000 miembros.

“No estamos en contra de la sociedad sin efectivo, solo queremos evitar que vaya demasiado rápido”.

Ha habido un auge nacional en pagos móviles, con tarjeta y online. Pero Majlis Jonsson, de 73 años, que ha vivido en Odenplan durante más de 20 años,  dice que todavía le gusta “pagar con efectivo con la mayor frecuencia posible” y teme que en un futuro ya no sea posible.

“A veces, en lugares que no conozco, no me siento segura de usar mi tarjeta”, argumenta la ex maestra.

Como ella no tiene una computadora en casa y se siente insegura al usar Internet, la tendencia a la vida sin efectivo también le está encareciendo la vida puesto que la mayoría de los bancos suecos dejaron de aceptar cheques hace años y han aumentado las tarifas de las transferencias bancarias en sucursales.

Recientemente, la Sra. Jonsson tuvo que pagar 75 coronas (€ 7,11) para enviarle el dinero a una amiga que reservó en su nombre un billete de tren para ella online: “Es una gran cantidad de dinero. Los bancos son tan ricos….. Por supuesto, siempre dicen que se puede hacer de forma gratuita en Internet, pero es un problema, porque todavía algunos de nosotros no sabemos cómo hacerlo”.

Viktor Sjoberg, un asesor de clientes del banco SEB, dice que el banco quiere ofrecer una combinación de mundos físico y digital. Las cifras de Eurostat sugieren que estas personas forman parte de una minoría cada vez menor, con el 85% de los suecos de entre 16 y 74 años operando las cuentas bancarias en línea en 2017. Esto se compara con un promedio en la UE del 51% y del 68% en el Reino Unido.

Pero la Organización Nacional Sueca de Pensionistas argumenta que los suecos que no pueden o que no aceptan la tendencia al mundo sin efectivo pueden terminar sintiéndose aún más excluidos que en cualquier otra parte. “No debería ser más caro si no puede usar dispositivos digitales”, dice Nilsson, que cree que los bancos se han centrado demasiado en reducir los costos.

“Queremos ver más capacitación digital para personas mayores. Esta podría provenir de los propios bancos o de más fondos del estado para ayudarnos a apoyar a nuestros miembros y otras personas mayores”.

SEB, uno de los bancos más grandes de Suecia, ya ha comenzado a ofrecer lo que describe como “soporte de aprendizaje” en muchas de sus ubicaciones, pero el movimiento se produce cuando el banco está cambiando su modelo aún más allá de los servicios tradicionales en la ventanilla. El efectivo solo se maneja en siete de las 118 sucursales de SEB.

El banco anunció recientemente un nuevo enfoque para proporcionar herramientas digitales en las sucursales, diseñadas para alentar a los visitantes a completar las tareas bancarias, con personal disponible para responder preguntas si se estancan.

“Creemos en una mezcla entre el mundo digital y el mundo físico”, dice Viktor Sjoberg. Está convencido de que traer más servicios basados ​​en dinero en efectivo “iría en contra de las demandas del cliente”.

“No es necesario mantener viva una infraestructura si nadie la usa”, dice.

El banco central de Suecia, el Riksbank, ha adoptado un tono más cauteloso. En su informe anual de febrero, dijo que si bien la transformación de la infraestructura de pagos de la nación era “esencialmente positiva”, tenía que tener lugar “a un ritmo que no creara problemas para ciertos grupos sociales ni excluyera a nadie del mercado de pagos”.

Mientras tanto, el gobernador del banco, Stefan Ingves, ha argumentado que la eliminación de monedas y billetes podría poner en riesgo a todo el país si Suecia se encuentra con una “crisis o guerra seria”.

En este contexto, una comisión parlamentaria sueca ha comenzado una importante revisión de estas y otras consecuencias potenciales de una economía libre de efectivo, y se espera que este informe se publique más adelante este año.

La Dra.. Bogusz cree que los pensionistas se pondrán al día con la tendencia sin efectivo:
“Definitivamente existe la sensación de que la desaparición del efectivo es inevitable, por lo que se trata principalmente de mitigar cualquier implicación”, dice la Dra. Claire Ingram Bogusz, investigadora post-doctoral en la Escuela de Economía de Estocolmo, que estudia el creciente uso de plataformas de pago digital en Suecia.

“En el contexto de estos debates, creo que los pensionistas se pondrán al día … Tanto el Riksbank como el gobierno están muy interesados ​​en apoyar a los grupos vulnerables”.
Sin embargo, dice que aunque el alto nivel de confianza de los suecos en las instituciones y las nuevas tecnologías ha jugado un papel importante en que las personas adopten una economía más libre de efectivo, las preocupaciones sobre el fraude y la protección de datos ahora influyen en el debate.

“Los suecos son muy confiados, pero creo que eso está cambiando. Por ejemplo, el reciente escándalo de Cambridge Analytics ha hecho que las personas sean más conscientes de cómo se utilizan sus datos”, dice ela Dra. Bogusz.
A pesar de la caída a nivel nacional en el uso de monedas y billetes, una encuesta realizada por la firma encuestadora sueca Sifo a principios de este mes sugirió que siete de cada 10 suecos aún desean que se pueda pagar en efectivo en el futuro.

Los resultados reflejan las opiniones divididas de los clientes del Kafe Orion en Odenplan, un café independiente que se ha unido a numerosos restaurantes y tiendas suecos para prohibir todos los pagos en efectivo.

“No veo que sea bueno estar completamente sin dinero en efectivo porque creo que debería haber una opción para usar efectivo, por ejemplo, si Internet se cae”, dice Agata Oleksiak, una estudiante de 23 años.

Pero su amigo Johan Johnson, de 24 años, no está de acuerdo: “Puede usar su tarjeta en línea y en cafeterías, y ya no veo el uso de dinero en efectivo. Por supuesto, su tarjeta podría ser robada, pero su seguro pagará para ello. “Creo que el efectivo está desfasado y ya no es realmente necesario”.

Ya lo ven. El consejo de este blog, para todos los “wannabe” PT’s: disponga de un fondo de reserva para al menos seis meses de gastos básicos en efectivo. Ahorre e invierta en diferentes divisas y si tiene la fortuna de disponer de un patrimonio mayor de 100.000 €, empiece a acumular algo de oro físico, fuera de su país de residencia fiscal, por supuesto.

Anuncios

Un comentario en “Los suecos se rebelan contra la sociedad sin dinero en efectivo

  1. Gracias por el post

    Aunque veo difícil que desaparezca el efectivo en la zona de Sudamérica, África y parte de Asia.
    Y sobre todo en España. Con la de gente que hay sobreendeudada y embargada, y con la imposibilidad de tener una cuenta en un banco por requisas del gobierno.
    Hay mucha economía sumergida y otro tanto de “subsistencia”.
    Que dejen a un gran segmento de la población si posibilidad de acceso al dinero y veremos que pasa.
    Y sobre todo a los políticos corruptos, a ver como van a justificar los pagos de sus “caprichos” cuyas cantidades no se corresponden con sus ingresos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s