Archivos Mensuales: julio 2016

Malas noticias para la democracia

Persisten los comentarios sobre el inmenso error que ha supuesto el “Brexit” para los británicos y las consecuencias que puede acarrear para toda Europa, precipitando un “principio del fin” en la Unión Europea. Los medios de comunicación, que ya deberían empezar a llamarse en serio “medios de manipulación” no escasean adjetivos para lamentar lo triste que es no querer formar parte de una gran comunidad y beneficiarse de las ventajss de estar cobijados bajo el gran manto protector de la libre circulación de personas y capitales, así como de regirse por los sabios dictados de unas élites, los burócratas europeos, que sin haber sido elegidos por el pueblo deciden el futuro de millones de abotargados ciudadanos de la UE.

Por otro lado, la posible convocatoria de un nuevo referéndum de independencia en Escocia también es tratado en la prensa como una desgracia, que acabará con el desmembramiento del Reino Unido…como si esto fuera grave! Es la evolución, estupidos!

Hombre, ya está bien. Todo individuo (insisto in-di-vi-duo) dotado de razón sabe que puede desenvolverse en distintos entornos con el recurso de su inteligencia y sus capacidades. Somos humanos y se nos supone inteligentes.

La UE tendrá sus ventajas pero su realidad dista mucho de lo que se supuso que sería. Y va a peor, se encamina hacia otra gran crisis sistémica. Entonces ¿es malo que un pueblo (una mayoría) haya decidido que puede y quiere andar en otra dirección? ¿Que el corto plazo le va a exigir sacrificios? Pues como todo en la vida!. Pero labrarán su propio porvenir, con plena responsabilidad, como se espera de cada ser humano. ¿O es que, implícitamente, nos están diciendo, los medios y la UE, que es mejor que otros decidan por nosotros? ¿No será que ese es el mensaje que quieren transmitirnos? Que siempre es mejor quedarnos como estamos y delegar a otros nuestras decisiones. ¿No será ese el mensaje de fondo?

Las elecciones en España también sugieren una reflexión al respecto. Un país que contiene una energía y unas capacidades inagotables vota mayoritariamente quedarse como está, sin resolver sus problemas de fondo. Sin tomar en absoluto una posición política, el voto ha estado muy influido por el miedo. Es un grito en demanda de seguridad. Y no debemos olvidar la frase de Franklin: “Aquél que cambia libertad por seguridad, muy a menudo no merece ni la libertad ni la seguridad”.

Si la mayoría de la población está sometida y secuestrada en su opinión o es víctima del miedo, o cambia su libertad por seguridad, la democracia no funcionará. Maquiavelo ya describió esta situación en que las masas se dejan llevar por el engaño de las promesas de un futuro lleno de seguridad y bienestar ficticio.

Y a estas alturas os preguntaréis qué tiene todo esto que ver con los PT’s. Pues a la vista está que debemos aferrarnos más que nunca a nuestro espíritu crítico y a nuestro concepto de la libertad individual. Es muy fácil caer en la llamada de las masas, dejarse vencer por el sentimiento gregario. Pero no. El nuestro es un camino personal e intransferible, individual, responsable, donde ponemos nuestra capacidad de transformar la realidad al servicio de un mundo mejor. No delegamos ni derechos ni deberes. Ser PT está empezando a ser cuestión de vida o muerte.

Anuncios