Archivos Mensuales: mayo 2016

Europa se desintegra: lo que aún se puede aprender de Suiza

En su carta a los inversores para el segundo trimestre de 2016,  el gestor de patrimonio de BFI Group, Dirk Steinhoff, expone unas reflexiones sobre el problema de la desintegración de la Unión Europea, un escenario que se empieza a vislumbrar como posible si a finales de junio llegase a producirse el “Brexit”, la salida de Gran Bretaña de la UE por referéndum.

En sus reflexiones propone un cambio de paradigma para Europa,  a través de analizar cómo Suiza ha forjado su unidad en base al respeto a sus diferencias y particularidades, una idea que en otros países, y muy concretamente en España, por ejemplo, parece imposible de llevar adelante.

La transcribimos traducida del inglés al español respetando la mayor fidelidad posible.

Estamos convencidos de que la única manera en la que Europa sobrevivirá a largo plazo será si revisa su estructura organizativa. A nivel de la UE, hay que asegurar que el pueblo y los gobiernos estatales se hallen involucrados y tengan voz en las decisiones clave, en las que se juegan intereses. Un buen ejemplo de esta forma de hacer es Suiza, que posee una larga tradición como democracia confederal.  En Suiza, los derechos individuales se hallan equilibrados frente a los intereses nacionales y sub-nacionales, y el pueblo está implicado en las decisiones a nivel nacional y sub-nacional.

Suiza consta de unos 3.000 municipios, situados en 26 cantones, que cooperan en armonía desde hace cientos de años. Las lecciones que la UE puede aprender de Suiza son numerosas, y entre ellas destaca la aplicación práctica de la democracia directa.

El proceso de toma de decisiones en la UE precisa basarse en comunicaciones abiertas y debates a fondo sobre los temas cruciales, como se da el caso en Suiza. Uno de los aspectos cruciales en Suiza es el Gobierno descentralizado; de manera similar, la UE debería repensar su propia estructura. Para una Europa pacífica y próspera no es preciso que ésta sea uniforme. Como en Suiza, donde hay profundas diferencias culturales, la UE necesita comprender que la única unidad sostenible es aquella que tolera la diversidad y que no está  basada en la uniformidad.

Volviendo la vista a Suiza, por ejemplo, son bien conocidas las ventajas fiscales, pero  si existen es gracias a la competencia interna. La autoridad política y financiera  descentralizada ha conducido a un mejor desempeño fiscal en el sistema suizo. La democracia directa ha reforzado a los suizos y ha evitado el nivel de alejamiento  e impunidad de las élites políticas,  sufrido por otras democracias. Aún más allá, el énfasis en la Constitución – de manera similar a los EEUU – blinda el marco para las lbertades individuales y el respeto a la propiedad privada, lo cual sirve como barrera de protección ante el océano de pensamiento de corte socialista enfocado hacia el gasto públco y la deuda.

La mejor apuesta para Europa sería modelarse a sí misma sobre la imagen del federalismo suizo. Los desafíos que afronta Europa no son triviales. Las soluciones para estos problemas sistémicos podrían consistir nada menos que un re-arranque total del sistema. Despues de todo, quizá una crisis era lo que Europa necesitaba para hacerlo“.

 

 

Anuncios

Paraísos e Infiernos Fiscales

Hola a todos. Hoy, aprovechando un día lluvioso en el que es mejor no salir de casa, me dispongo a para recordaros un artículo publicado hace ya tiempo, en 2008, en La Ilustración Liberal, por Thierry Aschrift, en el que hace un alegato a favor de los paraísos fiscales.

Y viene a cuento porque los medios de información y los portavoces políticos, al tiempo que muchas ONG’s han logrado mentalizar a la población sobra la huida de capitales hacia estas jurisdicciones de baja tributación, y sus nefastas consecuencias para el erario público, lanzando apocalípticos mensajes sobre las escuelas, hospitales y ayudas que se pierden debido a la evasión fiscal que supone esa huida de capitales.

Es muy triste que este mensaje haya llegado a calar tanto en la población y que a estas alturas se escuche constantmeente a pie de calle. Y lo más grave es que supone la aceptación de que el Estado posee la Verdad absoluta y que todos deberíamos someternos a sus criterios sin rechistar, cuando de fiscalidad se trata.

Si bien es irregular que las grandes mutlinacionales aprovechen estructuras fiscales para no pagar sus impuestos en el lugar donde se consumen sus bienes, igual de irregular es que los países del mundo se vean sometidos a presiones por parte de la OECD, los Estados Unidos o la Unión Europea para imponerles la obligación  de intercambio de información fiscal o a la organización de su fiscalidad de un determinado modo. Son notorias las presiones que algunos países y organizaciones han efectuado sobre otros para, mediante coacción pura y dura,  obtener la colaboración en materia de intercambio de datos fiscales de personas físicas y jurídicas o imponer en esos paises una carga fiscal que nunca se hubieran planteado aisladamente.

Andorra, Liechtenstein, Luxemburgo y Mónaco son algunos ejemplos en Europa. pero el más reciente y en boca de todos es ahora Panamá.

Este artículo que os propongo leer resulta interesante porque es provocador y en medio de la dirigida y manipulada opinión púublica actual merece la pena ver el asunto desde otra óptica y reflexionar sobre lo buena que es la competencia fiscal y lo indeseable que es la injerencia de cuatro países poderosos en los asuntos internos de pequeñas jurisdicciones del mundo.

La huida de capitales hacia los paraísos fiscales es sólo una parte del problema, la otra – la cual depende exclusivamente de nuestros gobiernos – es diseñar una fiscalidad en la que no valga la pena esa huida y que provoque la atracción de esas mismas multinacionales hacia nuestro territorio.

Aqui os dejo el link de este artículo tan de actualidad ahora mismo….

http://www.ilustracionliberal.com/36/en-defensa-de-los-paraisos-fiscales-thierry-afschrift.html