Archivos Mensuales: febrero 2016

Tipos negativos y guerra al efectivo: peligro !!!

La proliferación de medidas contra el uso de efectivo está empezando a ser preocupante en muchos países occidentales. Además de las limitaciones, cada vez de menor cuantía, a los pagos en efectivo, por ejemplo en España de 2.500 € o en Francia de 2.000 €, llegan ahora los pagos a través del móvil y las tarjetas contacless. Cuando estos nuevos sistemas se hallen ampliamente popularizados, prácticamente podrá dejar de usarse el efectivo, lo cual será una perfecta excusa para que los bancos empiecen a retirar cajeros automáticos de costoso mantenimiento y mucha servitud de reposición.

Poco a poco, quizás imperceptiblemente, se irá haciendo más costoso obtener efectivo de nuestra cuenta bancaria. Los bancos darán facilidades a los medios de pago electrónicos y dificultarán la obtención de efectivo, y hasta es posible que se generalicen las  comisiones altas  por retirada del mismo.

De modo que sin darnos cuenta estaremos completamente a merced de los bancos, que podrán hacer lo que deseen con nuestro dinero. Más o menos como ahora, pero peor.  Es probable que nos puedan cobrar comisión por todo, sea cual sea el medio de pago que usemos.

Pero a toda esta corriente evolutiva se une otro acontecimiento que pone en peligro, y mucho, la salud de nuestros activos monetarios en los bancos. Se trata de los tipos de interés negativos. Los tipos negativos consisten, como ya es sabido por casi todo el mundo, en que el banco cobra por guardar nuestro dinero y no sólo no paga intereses sino que descuenta un pequeño porcentaje al año del mismo, en concepto de interés…..negativo.

Cuando países como Suecia, Alemania o Suiza han adoptado tipos de interés negativos, es para empezar a preocuparse. Significa lisa y llanamente que pagas por prestarle dinero a alguien. Y ese alguien puede ser el Estado. Los tipos negativos son la panacea para los Gobiernos dilapidadores: cuanto más malgasten, más se endeudan. Y encima más intereses cobran. Es un sinsentido financiero que no puede acabar bien.

La inmensa mayoría de personas cobran una nómina y las empresas sólo pagan mediante ingreso en cuenta. Con lo que todos estamos obligados a mantener una cuenta bancaria. No se puede estar fuera del sistema. Pero debemos tomar serias precauciones ante esta nefasta conjunción de fenómenos que son los tipos negativos y la guerra al efectivo.

Si nuestro dinero no produce intereses, será mejor que no esté en el banco, y volver al colchón de la abuela. Y si no nos fiamos de los papelitos de colores que Draghi imprime cuando quiere, pues habrá que pensar en monedas de plata y oro, regresando al siglo XVI. Pero que nadie se llame a engaño. Están atacando al ciudadano de a pie donde más duele: apropiándose de su dinero (vía comisiones o intereses negativos) o directamente haciendo que éste pierda valor. O ambas cosas. Peligro !!!