De tres a cinco y hasta seis banderas

En las publicaciones de W. G. Hill de los años 80 PT, The Perpetual Traveller, PT2, The Passport Report y Banking in Silence, el autor añadió otras dos “banderas” a las anteriores, configurando así la renovada teoría de las cinco banderas.

Se trataba de los refugios de activos, independientes y separados del centro de negocios y de los lugares de ocio y esparcimiento, independiente y separado del lugar de residencia fiscal o de la ciudadanía.
Así, un potencial PT debería organizar sus asuntos personales a partir de la teoría de las cinco banderas, arreglando las diferentes facetas de su actividad de modo que éstas se realicen bajo diferentes banderas y bajo distintas jurisdicciones.

Con el objetivo de minimizar el intrusismo de terceros o del propio gobierno (ya sea fiscal o de cualquier otro tipo), el PT debe establecer la siguiente distribución, en diferentes países:

Bandera 1. PASAPORTE Y CIUDADANIA. Debería ser de un país que no se preocupe excesivamente por los ciudadanos que viven en el extranjero ni por lo que hacen fuera de sus fronteras. Además, no debe gravar las rentas obtenidas fuera del país.

Además del pasaporte de su país natal, sería ideal tener uno o más pasaportes de pequeñas naciones, neutrales y respetables. Naciones que no tratan de cobrar impuestos a los ciudadanos que viven fuera de su territorio, ni los reclaman para el servicio militar. Estos pasaportes idealmente deberían permitir el acceso sin visado a tantas naciones como sea posible. Para facilidad en los viajes, se recomiendan los de la Unión Europea, seguida por los pasaportes latinoamericanos.

Bandera 2. DOMICILIO. Este debería ser en un país de baja o nula tributación para personas físicas y con buenas comunicaciones, un lugar donde gente próspera y productiva puede ser creativa sin restricciones, vivir, descansar, prosperar y disfrutar, preferentemente con buen secreto bancario y sin amenazas de guerra o revolución.

Esta sería su residencia fiscal oficial. Un país que la considera a Vd. un residente de buena fe, aunque en realidad no vaya a gastar mucho dinero allí. Debe ser un país que no grave los ingresos obtenidos en el extranjero, evitando en consecuencia que usted tenga que rellenar declaraciones de renta personales.

Bandera 3. BASE DE NEGOCIO. Estos son los lugares donde usted genera sus rentas. Deben ser diferentes de donde Vd. ‘reside legalmente’ (su residencia fiscal oficial) y lugares de nula o baja tributación para empresas.

Son los lugares donde realmente se gana dinero. Si usted es dueño de un negocio existente que no se puede mover, puede que no tenga mucha elección en la materia pero casi todas las empresas pueden ser desplazadas gradualmente al extranjero por la externalización y las exportaciones. Si usted gana dinero con sus habilidades, es probable que pueda trabajar desde su domicilio y operar en el ciberespacio. O escoger un país de baja tributación como su base de negocios físicos. Entonces estará libre o casi de impuestos. De cualquier manera, su negocio debe tener forma societaria, para aislarlo de la responsabilidad personal.

Un buen acceso a contactos, a los mercados de trabajo o materias también es importante. Londres, Tokio y Nueva York son los grandes centros de finanzas y de seguros. Zurich, Milán, Hong Kong, Singapur y Frankfurt son algunos de los contendientes segundos en la clasificación. Pero en la economía global de hoy, francamente puede basar su negocio en cualquier lugar. Nuevos contendientes como Estonia, Malasia y Panamá están ahí y compiten para ofrecerle un refugio para sus negocios. Todos ellos merecen un estudio serio.

Bandera 4. DEPÓSITO DE ACTIVOS. Este debería ser un lugar desde el que los activos, valores y asuntos de negocio pueden ser gestionados de forma anónima por poder.

En estos países es en donde están depositados sus ahorros e inversiones, con seguridad sellada y lejos de donde su dinero es realmente ganado o gastado. Deben acreditar buena puntuación en el respeto a la privacidad, buenas comunicaciones, profesionalidad y estabilidad. Sus activos, mantenidos en el máximo secreto bancario posible, se pueden manejar únicamente con mensajes electrónicos cifrados a prueba de hackers o visitas personales. Naturalmente, debe ser un país donde los ahorros, intereses y dividendos percibidos tributen poco – o nada a ser posible-. Y también es muy útil disponer de pasaporte bancario de un país que no tenga (en virtud de tratados o similares) insistencia en pedir a su refugio bancario expedientes completos de sus actividades.

Puede incluso tener varios refugios de activos. Los mejores candidatos del ranking incluyen Liechtenstein, Suiza o Austria, para ciudadanos no-UE o de los EE.UU. Los banqueros de otros lugares pueden no llegar a los estándares suizos, pero también saben “volar bajo el radar” y son más accesibles para las personas con riqueza moderada.

Bandera 5. OCIO Y RECREO. Estos son lugares en los que pasar realmente el tiempo, en los que buscar calidad de vida. Y a ser posible con bajos impuestos indirectos que graven el consumo diario.

Estos son lugares a elegir para pasar la mayor parte de su tiempo. Dependen de su gusto personal. La calidad de vida será su máxima prioridad. Debido a las restricciones legales sobre cuánto tiempo se puede permanecer sin ser considerado residente a efectos fiscales, puede ser necesario disponer de dos o hasta cuatro territorios. Pero el hecho es que usted puede fácilmente hacer los arreglos para pasar todo su tiempo como un PT en el lugar de recreo elegido, si lo desea. Es sólo una cuestión de conseguir el papeleo correcto.

Con la llegada de Bye Bye Gran Hermano y sus ‘libros negros’ en 2006, un sexto pabellón fue añadido a los anteriores. Se han abierto maravillosas nuevas oportunidades como resultado de la eclosión de Internet. El ciberespacio se ha añadido como la sexta bandera que reúne a todos los otros cinco pabellones.

Bandera 6. PARAISO ELECTRÓNICO EN EL CIBERESPACIO. Trata de su negocio en Internet: buenas comunicaciones y un efectivo sistema de transmisión de pagos. Es tan barato alquilar espacio en un servidor que no importa mucho dónde se alojan sus servidores y sitios web. Usted puede estar físicamente en cualquier lugar, pero invisible para todos. Tener varios servidores, y algunos “offshore”. Mejor para ellos estar en lugares como Taiwán, Costa Rica o Panamá – o bien en islas lejanas, como Tuvalu o Niue.

Mejor aún, ¿por qué no una distribución real para que pueda cambiar la jurisdicción de forma automática cada dos segundos? La tecnología lo hace posible y cada vez es más fácil. Su presencia en Internet debe emanar de algún lugar donde la red no está regulada y no esté gravada. Su base electrónica debe estar en cualquier lugar en donde Vd. no esté. Sin la presencia física, no pueden prosperar los procesos o demandas. Sus comunicaciones cifradas, archivos y bancos de datos estarán a salvo de fisgones privados o públicos. Si las autoridades en el país anfitrión de su servidor le molestan simplemente presiona la tecla ‘borrar’. Con la sexta bandera se puede tomar ventaja de muchas nuevas oportunidades en el siglo XXI, la Edad de la Información.

Anuncios

Un comentario en “De tres a cinco y hasta seis banderas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s