Archivos Mensuales: septiembre 2013

Límites y defectos del concepto PT

El paso del tiempo y los numerosos cambios acaecidos en la legislación, y de manera muy importante los que afectan a la transparencia fiscal internacional, hacen que algunos de los preceptos desarrollados en la obra del Dr. Hill hayan quedado desfasados u obsoletos. O bien sean verdaderamente difíciles de llevar a la práctica y rocen el límite de la ilegalidad.

La lectura del libro PT en la actualidad se asemeja más a la de una novela que a la de un manual. Sin embargo subyace siempre la idea fascinante de romper las ataduras a nuestro modo sedentario de vida y vivir una existencia más “open minded”, más internacional y más orientada a aprender y disfrutar lo bueno de cada rincón del mundo. Ni que decir tiene que un viajero errante siempre será más difícil de controlar por cualquier poder que alguien con una vida rutinaria fijado a un trabajo de 8 a 18 h. con un vivienda de propiedad y muchos préstamos que devolver.

Otra cuestión muy debatida es el umbral de riqueza necesario para alcanzar un status PT sin restricciones. El estilo de vida PT parece más adecuado a quien ya tiene un buen patrimonio de varios millones a salvo y vive de sus rentas, que para aquél que esta iniciando el camino a una supuesta futura independencia financiera. Pero en realidad eso depende exclusivamente del presupuesto que cada uno precise para establecerse en cualquier rincón del mundo. Es posible y viable para muchos ciudadanos corrientes renunciar a su segunda vivienda, establecerse en un lugar del extranjero donde la vida sea económica, o porqué no en cualquier hermoso pueblo de España, y garantizarse una renta no superior a 1.000,00 € al mes que le permitirá vivir sin trabajar una existencia discreta, sencilla y que le hará dueño de su propio tiempo.

La teoría PT no es un manual que se pueda seguir ciegamente. Y ello tanto porque exige una adaptación a la circunstancia personal de cada uno, y sobretodo al momento presente en que nos encontramos, que es nuestra situación de partida, como porque la legislación internacional cambia constantemente y puede complicar o incluso impedir algunos de nuestros planteamientos. En este sentido, conviene distinguir con mucho discernimiento la teoría de la práctica, la idea transgresora y desafiante de la metodología táctica para emprender un nuevo proyecto de vida.

Además, conviene resaltar con mucho énfasis que tanto el libro PT original como el resto de obras del Dr. Hill proponen acciones, probablemente asumibles en los años 80, pero que en la actualidad se hallan seriamente restringidas. El caso más ejemplar se centra en los así denominados “pasaportes de camuflaje”, que suelen ser pasaportes obsoletos de naciones que en su día existieron bajo un nombre y hoy han mudado el mismo. Casos conocidos son los de Ceylán (hoy Sri Lanka), La Guayana Holandesa (hoy Surinam), Honduras Británicas (hoy Belize), o incluso la URSS. Estos pasaportes se usaban para ocultar la verdadera identidad del individuo si éste pertenecía a países objetivo de ataques terroristas, siendo el caso más claro el de EEUU. Pero en la actualidad, lo más probable sería que se produjese el efecto contrario, y que el poseedor de uno de esos pasaportes fuese él mismo considerado un Potencial Terrorista.

Cabe preguntarse si el concepto PT efectivamente funciona. A juzgar por los numerosos testimonios disponibles en la red, puede responderse que sí. Aunque es difícil encontrar ejemplos de aplicación absoluta del concepto. Y es normal, porque se trata de reglas hechas para gente a quien no les gustan las reglas. La mayoría interpretan el concepto a su manera y toman lo que pueden o lo que quieren de la teoría. Pero lo que es importante retener es que llevar una vida PT no es complicado, ni tampoco caro.

Una aproximación sensata al concepto PT requiere actuar gradualmente, quizá documentándose primero, luego abriendo una cuenta en un banco “offshore”, interesándose por propiedades en el extranjero o por estancias en lugares distintos al habitual, diversificando e internacionalizando los negocios….Si a continuación se interesa por los programas de segunda residencia disponibles y acaba obteniendo un segundo pasaporte, antes de lo que usted pueda creer se habrá convertido en un PT.

PT: de los fundamentos a la práctica

El Dr. Hill, y sus sucesores siempre se han esforzado en señalar que la teoría de las seis banderas no es un conjunto hermético de reglas. Es más bien un intento de poner un poco de estructura al estilo de vida PT para que la gente pueda entender lo que realmente significa el arbitraje internacional, hoy rebautizado como Geoarbitraje, por Neill Strauss (1) . Casi nadie vive realmente el estilo de vida tipo “seis banderas”, pero mucha gente elige vivir parte de ella. Vivir es un arte, no una ciencia, y cada individuo interpreta las ideas PT en su propio camino.

Nada ofrece más seguridad que la invisibilidad. Darwin observó que las formas de vida más eficaces evolucionaron para armonizarse con su entorno“. W. G. Hill

Lo cierto es que nadie con sentido común debería reunir todos sus activos bajo una sola bandera. ¿Por qué? Porque ningún país ni ningún gobierno han sobrevivido más de unas pocas generaciones sin aniquilarse totalmente él mismo y a sus propias clases medias y superiores. Incluso en ese “último bastión del capitalismo,” los EE.UU., la gente acaudalada se ha visto obligada a huir hasta tres veces el país. En 1780, un tercio de la población (toda la clase media y dominante), se vio obligada a trasladarse a Canadá. En 1870 pasó otra vez, todos los grandes terratenientes (que apoyaban a la Confederación en la Guerra Civil) se vieron obligados a emigrar a México, Europa o América del Sur. En el período posterior a 1917 las prohibiciones, impuestos confiscatorios, el servicio militar obligatorio, la proliferación de voraces abogados a comisión, los jueces socialistas y sofocantes regulaciones del gobierno obligaron una vez más a los estadounidenses (y europeos) ricos a buscar nuevas banderas. Cinco millones de los más ricos y más productivos americanos viven en el extranjero. Ochenta y cinco por ciento de toda la riqueza privada líquida ya está registrada de forma anónima ‘offshore’.

Entonces: ¿Puede permitirse tener una sola bandera? Pues muy probablemente no, si el valor neto de sus activos es mayor de 250.000 USD.

Un PT, en cambio, es alguien que está preparado a fondo para cualquier eventualidad o situación. Un PT es un “previo contribuyente”(2) y un “pensador de privacidad”(3) , un viajero permanente o un perpetuo turista (4) que sólo reside temporalmente o de paso. PT es también una forma de defensa: “protección contra la tiranía” (5) .

Bajo el pretexto de velar por el ciudadano (para su “propia seguridad”) los gobiernos han invadido todas las esferas de nuestras vidas, reteniendo gran parte de nuestros ingresos en impuestos, no por ello dejando de ser tratados como sospechosos de fraude, e invadiendo nuestra privacidad en aras de una mayor protección. PT es una forma de afirmar su libertad para escapar de la creciente represión y la injerencia de los grandes gobiernos en todas partes. Al igual que las empresas han aprendido a internacionalizarse y a diversificarse, el concepto PT muestra a la gente creativa cómo salir de debajo del pulgar del Gran Hermano. El PT no pide ni espera ayuda o protección del gobierno de ninguna manera. De la misma manera, se niega a contribuir a superfluos estados del bienestar ficticios. Pero no se trata de una lucha militante. Los PT simplemente se oponen en silencio. Esperan que nadie se de cuenta de que han pasado de largo!

La teoría del PT se basa en que la mayor parte de estados tratan mejor a los turistas que a sus propios ciudadanos.

Los PT tienen rasgos comunes con los ciudadanos del mundo , quienes no se consideran pertenecientes a ningún estado. Muchos PT’s abrazan ideales libertarios que abogan por la soberanía individual, y se consideran liberales. Todo lo que necesitan es no ser considerados residentes legales en los lugares donde realmente pasan su tiempo, y para ello, nunca permanecen lo suficiente en el lugar para que, legalmente, pudieran ser clasificados como residentes y por ello gravados fiscalmente. Muchos países consideran turista a todo aquel que no permanece más de 180 días en su territorio. La belleza de la idea PT es su simplicidad: dondequiera que esté, siempre parecerá que es de otro lugar.

Mientras tanto sus activos se hallarán protegidos en otra jurisdicción “offshore”, pudiendo llegar a vivir totalmente exento de impuestos legalmente. Los automóviles, las casas o propiedades pueden ser propiedad de compañías o simplemente alquiladas. Siempre a fin de que nuestra identidad aparezca lo menos posible en las bases de datos del “Gran Hermano”.

La privacidad se consigue gracias a que el PT trata con diferentes gobiernos sus diferentes asuntos dificultando así el cruce de datos, pero también porque procura estar en los menos bancos de datos posibles. Así, procura el uso de sistemas de pago que no dejen rastro, como las tarjetas de débito ATM anónimas, los sistemas de e-mail encriptados o navegadores de Internet protegidos.

(1) Ver Strauss, Neill: Emergency. 432pag (inglés). ITBooks, marzo 2009
(2)Prior Taxpayer, en inglés.
(3)Privacy Thinker, en inglés.
(4)Esta es la denominación original: Perpetual Traveller o Perpetual Tourist en inglés.
(5) “Protection against Tiranny”, en inglés.

De tres a cinco y hasta seis banderas

En las publicaciones de W. G. Hill de los años 80 PT, The Perpetual Traveller, PT2, The Passport Report y Banking in Silence, el autor añadió otras dos “banderas” a las anteriores, configurando así la renovada teoría de las cinco banderas.

Se trataba de los refugios de activos, independientes y separados del centro de negocios y de los lugares de ocio y esparcimiento, independiente y separado del lugar de residencia fiscal o de la ciudadanía.
Así, un potencial PT debería organizar sus asuntos personales a partir de la teoría de las cinco banderas, arreglando las diferentes facetas de su actividad de modo que éstas se realicen bajo diferentes banderas y bajo distintas jurisdicciones.

Con el objetivo de minimizar el intrusismo de terceros o del propio gobierno (ya sea fiscal o de cualquier otro tipo), el PT debe establecer la siguiente distribución, en diferentes países:

Bandera 1. PASAPORTE Y CIUDADANIA. Debería ser de un país que no se preocupe excesivamente por los ciudadanos que viven en el extranjero ni por lo que hacen fuera de sus fronteras. Además, no debe gravar las rentas obtenidas fuera del país.

Además del pasaporte de su país natal, sería ideal tener uno o más pasaportes de pequeñas naciones, neutrales y respetables. Naciones que no tratan de cobrar impuestos a los ciudadanos que viven fuera de su territorio, ni los reclaman para el servicio militar. Estos pasaportes idealmente deberían permitir el acceso sin visado a tantas naciones como sea posible. Para facilidad en los viajes, se recomiendan los de la Unión Europea, seguida por los pasaportes latinoamericanos.

Bandera 2. DOMICILIO. Este debería ser en un país de baja o nula tributación para personas físicas y con buenas comunicaciones, un lugar donde gente próspera y productiva puede ser creativa sin restricciones, vivir, descansar, prosperar y disfrutar, preferentemente con buen secreto bancario y sin amenazas de guerra o revolución.

Esta sería su residencia fiscal oficial. Un país que la considera a Vd. un residente de buena fe, aunque en realidad no vaya a gastar mucho dinero allí. Debe ser un país que no grave los ingresos obtenidos en el extranjero, evitando en consecuencia que usted tenga que rellenar declaraciones de renta personales.

Bandera 3. BASE DE NEGOCIO. Estos son los lugares donde usted genera sus rentas. Deben ser diferentes de donde Vd. ‘reside legalmente’ (su residencia fiscal oficial) y lugares de nula o baja tributación para empresas.

Son los lugares donde realmente se gana dinero. Si usted es dueño de un negocio existente que no se puede mover, puede que no tenga mucha elección en la materia pero casi todas las empresas pueden ser desplazadas gradualmente al extranjero por la externalización y las exportaciones. Si usted gana dinero con sus habilidades, es probable que pueda trabajar desde su domicilio y operar en el ciberespacio. O escoger un país de baja tributación como su base de negocios físicos. Entonces estará libre o casi de impuestos. De cualquier manera, su negocio debe tener forma societaria, para aislarlo de la responsabilidad personal.

Un buen acceso a contactos, a los mercados de trabajo o materias también es importante. Londres, Tokio y Nueva York son los grandes centros de finanzas y de seguros. Zurich, Milán, Hong Kong, Singapur y Frankfurt son algunos de los contendientes segundos en la clasificación. Pero en la economía global de hoy, francamente puede basar su negocio en cualquier lugar. Nuevos contendientes como Estonia, Malasia y Panamá están ahí y compiten para ofrecerle un refugio para sus negocios. Todos ellos merecen un estudio serio.

Bandera 4. DEPÓSITO DE ACTIVOS. Este debería ser un lugar desde el que los activos, valores y asuntos de negocio pueden ser gestionados de forma anónima por poder.

En estos países es en donde están depositados sus ahorros e inversiones, con seguridad sellada y lejos de donde su dinero es realmente ganado o gastado. Deben acreditar buena puntuación en el respeto a la privacidad, buenas comunicaciones, profesionalidad y estabilidad. Sus activos, mantenidos en el máximo secreto bancario posible, se pueden manejar únicamente con mensajes electrónicos cifrados a prueba de hackers o visitas personales. Naturalmente, debe ser un país donde los ahorros, intereses y dividendos percibidos tributen poco – o nada a ser posible-. Y también es muy útil disponer de pasaporte bancario de un país que no tenga (en virtud de tratados o similares) insistencia en pedir a su refugio bancario expedientes completos de sus actividades.

Puede incluso tener varios refugios de activos. Los mejores candidatos del ranking incluyen Liechtenstein, Suiza o Austria, para ciudadanos no-UE o de los EE.UU. Los banqueros de otros lugares pueden no llegar a los estándares suizos, pero también saben “volar bajo el radar” y son más accesibles para las personas con riqueza moderada.

Bandera 5. OCIO Y RECREO. Estos son lugares en los que pasar realmente el tiempo, en los que buscar calidad de vida. Y a ser posible con bajos impuestos indirectos que graven el consumo diario.

Estos son lugares a elegir para pasar la mayor parte de su tiempo. Dependen de su gusto personal. La calidad de vida será su máxima prioridad. Debido a las restricciones legales sobre cuánto tiempo se puede permanecer sin ser considerado residente a efectos fiscales, puede ser necesario disponer de dos o hasta cuatro territorios. Pero el hecho es que usted puede fácilmente hacer los arreglos para pasar todo su tiempo como un PT en el lugar de recreo elegido, si lo desea. Es sólo una cuestión de conseguir el papeleo correcto.

Con la llegada de Bye Bye Gran Hermano y sus ‘libros negros’ en 2006, un sexto pabellón fue añadido a los anteriores. Se han abierto maravillosas nuevas oportunidades como resultado de la eclosión de Internet. El ciberespacio se ha añadido como la sexta bandera que reúne a todos los otros cinco pabellones.

Bandera 6. PARAISO ELECTRÓNICO EN EL CIBERESPACIO. Trata de su negocio en Internet: buenas comunicaciones y un efectivo sistema de transmisión de pagos. Es tan barato alquilar espacio en un servidor que no importa mucho dónde se alojan sus servidores y sitios web. Usted puede estar físicamente en cualquier lugar, pero invisible para todos. Tener varios servidores, y algunos “offshore”. Mejor para ellos estar en lugares como Taiwán, Costa Rica o Panamá – o bien en islas lejanas, como Tuvalu o Niue.

Mejor aún, ¿por qué no una distribución real para que pueda cambiar la jurisdicción de forma automática cada dos segundos? La tecnología lo hace posible y cada vez es más fácil. Su presencia en Internet debe emanar de algún lugar donde la red no está regulada y no esté gravada. Su base electrónica debe estar en cualquier lugar en donde Vd. no esté. Sin la presencia física, no pueden prosperar los procesos o demandas. Sus comunicaciones cifradas, archivos y bancos de datos estarán a salvo de fisgones privados o públicos. Si las autoridades en el país anfitrión de su servidor le molestan simplemente presiona la tecla ‘borrar’. Con la sexta bandera se puede tomar ventaja de muchas nuevas oportunidades en el siglo XXI, la Edad de la Información.

Los orígenes del perpetuo turista: la teoría de las 3 banderas de Harry Schultz

Los orígenes de la filosofía PT son oscuros y confusos. Si bien la denominación Perpetuo Turista aparece completamente desarrollada en la obra de Hill, por medio de la teoría de las “5 banderas” que más adelante describiremos, existen antecedentes de referencias anteriores a teorías sobre las “3 banderas” en los escritos de Sir Harry Schultz, un editor de cartas de recomendaciones para inversores mundialmente famoso. En su obra How to keep your Money and your freedom, Sir Harry teorizaba sobre estructuras de arbitraje internacional para optimizar la privacidad y la fiscalidad de individuos con alto poder adquisitivo y activos importantes a proteger, y es el primero en emplear el concepto PT. Sir Harry Schultz también se hizo famoso por ser el asesor de inversiones mejor pagado de la historia, según el libro Guinness de los récords, puesto que llegaba a aplicar honorarios de hasta 4.500 USD por  hora de consulta.

Tal como hemos sugerido,  la teoría de las 3 banderas fue esbozada por Sir Harry Schultz en sus publicaciones, y también por uno de los más conocidos autores sobre libertad individual, Harry Browne,  autor del “best-seller” Como encontré la libertad en un mundo no libre[1].

La base fundamental de la teoría parte de distribuir idealmente nuestras pertenencias en tres distintos ámbitos:

  1. La ciudadanía debería ser la de un país que no grave las rentas percibidas desde el exterior.

“Have your citizenship somewhere that does not tax income earned outside the country”.

  1. Los negocios deben  realizarse en un país seguro, estable y con baja o nula tributación sobre las mismas.

“Have your businesses and speculations in stable, low or no tax countries”.

  1. La vida del individuo debe desarrollarse en países donde su presencia sea valorada y no subestimada o coaccionada.

“Live as a tourist in countries where what you esteem is valued, not outlawed”.

A partir de estos fundamentos, William G. Hill ampliará la teoría hasta alcanzar las 5 banderas, que veremos en detalle en otro post.


[1] Browne, Harry: How I found freedom in an unfree world. Ed. Liamworks, 2ª ed. 1998.